Las etiquetas energéticas

Las etiquetas energéticas

Esta pequeña etiqueta, ahora bien, conocida por los consumidores, que se convirtió en obligatorio en 2004 por una directiva europea, se aplica a todos los aparatos de aire acondicionado, bombas de calor, sistemas aire-aire o aire-agua con una potencia inferior o igual a 12 kW y a las viviendas en general.



Tiene la gran ventaja que orienta inmediatamente hacia los equipos más económicos y eficientes. Esto obliga a fabricantes/proveedores a realizar por cada modelo que se introduce en el mercado, una serie de ensayos que miden los parámetros indicativos del consumo de energía y a reflejar los resultados de estas medidas en la etiqueta.



 



Estas etiquetas proporcionan:



• El nivel de clasificación energética, desde la A (más eficiente) a la G (la más consumidora)



• El consumo energético anual



• La Potencia



• El EER y COP



Referencias del dispositivo



Se incluyen en esta primera parte de la etiqueta las referencias del modelo específico del aparato y el fabricante



Clase de Energía



A (el dispositivo es muy eficiente) a G (el dispositivo consume mucho), el código de colores da una idea del consumo de energía de un aparato.



Consumo, eficiencia, capacidad



En el caso de “nuestro” aparato, en esta parte se muestra el consumo de electricidad en modo de refrigeración y calefacción.



Ruido



Factor significativo del confort, el ruido emitido por el dispositivo se registra en decibelios. De todos modos, esto no es fácil de describir, pero permite comparaciones con otros productos.



El COP (Coeficient of Performance): Es el cociente entre la energía útil (calor emitido por el aparato) y la energía suministrada (la energía necesaria para hacer funcionar el compresor).



El EER (coeficiente de eficacia frigorífica): Representa el rendimiento energético de la bomba de calor funcionando en modo refrigeración.



La eficiencia energética de la lámpara de iluminación



 



La etiqueta también permite que usted pueda comparar:



• El consumo Económico (A) o no (G)



• Estos datos se expresan en lúmenes (flujo luminoso) /vatio y proporciona el nivel de luminosidad para el mismo consumo de energía.



Sin duda son preferibles las lámparas de bajo consumo (o fluorescentes), que pueden tener un ahorro de hasta un 80% en comparación con las lamparas incandescentes.