CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA

El Real Decreto 235/2013 que entró en vigor el 1 de junio de 2013, obliga a los propietarios que quieran vender o alquilar vivienda a contar con un certificado de eficiencia energética.



Existe un gran desconcierto alrededor de esta normativa, de la que todavía quedan puntos por aclarar y que ha cogido a muchos por sorpresa.



Pero… ¿Qué es el certificado?, ¿quién lo emite?, ¿qué cuesta?… ¿dónde puedo acudir para informarme? En este artículo, trataremos de resolver las principales dudas sobre la certificación energética.



- ¿Qué es el certificado energético?



El certificado de eficiencia energética o certificado energético es un documento oficial redactado por un técnico competente que incluye información objetiva sobre las características energéticas de un edificio y describe lo eficaz que es una vivienda en cuanto al consumo de energía. Este certificado asigna al inmueble una calificación energética, expresada mediante Etiqueta de Eficiencia Energética, que podría compararse con la etiqueta de los electrodomésticos. La escala de eficiencia energética abarca desde la letra A la G. Dicha clasificación tiene en cuenta no sólo el consumo de energía sino las emisiones de CO2 asociadas, siendo los inmuebles con calificación A los más eficientes energéticamente y los que contengan la letra G los menos.



El certificado tiene una validez de 10 años.



- ¿Cuál es el propósito de la certificación energética?



El propósito del Certificado no es otro que el de ser un documento informativo, con objetivos principales:



o Facilitar información, al comprador o arrendatario, de un edificio, vivienda o local sobre el consumo energético de un edificio. Con ello, se pretende que la eficiencia energética se convierta en una de las características clave para seleccionar un inmueble.



o Promover que se implementen medidas de mejora en materia de eficiencia energética, en estos edificios para que sean viables técnica y económicamente.



- ¿Quién emite este certificado?



Hoy en día los certificados pueden ser emitidos por los siguientes profesionales: Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero Superior o técnico en Industriales e Ingeniero en Edificación.



- ¿Quién está obligado a obtener el certificado energético?



La obligación de contratar la certificación energética recae en el propietario de del inmueble, sea vendedor o arrendatario. Ello incluye viviendas, oficinas y locales comerciales.



- ¿Quién tiene que registrar el certificado y dónde?



La obligación como propietario no finaliza hasta que el certificado esté correctamente registrado en el organismo competente de tu Comunidad.



 



El organismo competente de cada Comunidad Autónoma es el encargado de habilitar un registro para que se inscriban los certificados. Sin embargo, hoy en día no todas las Comunidades Autónomas tienen habilitado los registros, están en proceso. Comunidades como Madrid, Valencia, Castilla la Mancha o Andalucía, ya los tienen habilitados.



Por otro lado, debes saber que cada Comunidad Autónoma regulará el proceso de registro, por lo que habrá diferencias entre comunidades, tanto en el modo de registro como en sus tasas. Así, por ejemplo, mientras en algunas comunidades es necesario el registro presencial del propietario, en otras lo podrá realizar el propio técnico certificador.



- ¿Se puede publicitar la vivienda en alquiler o compra sin contar con la certificación energética?



La etiqueta debería estar incluida en toda oferta, promoción o publicidad dirigida a la venta o alquiler de viviendas, oficinas y locales comerciales. No obstante, no será obligatorio tener una calificación mínima para poder vender o alquilar el inmueble.



- ¿Qué precio tiene el certificado?



Variará según la empresa o profesional que expida el certificado energético. Los precios del proceso de certificación no están regulados y pueden oscilar según oferta-demanda.



- Si he obtenido una calificación baja, ¿puedo mejorarla?



En el certificado energético se incluirán las medidas de mejora que puedes llevar a cabo en tu vivienda, de forma voluntaria, con el fin de aumentar el valor de tu inmueble. Las propuestas de mejoras son solo propuestas, no es obligatorio llevarlas a cabo.



Es muy importante la visita de un profesional certificador al inmueble, ya que solo de ese modo se podrán tomar datos reales in situ y no datos estimados. Una incorrecta medición de la vivienda o la utilización de datos estimados, pueden afectar negativamente la calificación de tu vivienda. Como consecuencia…tu vivienda estará peor valorada en el mercado. Y no solo eso, si realizaran una inspección y detectan que hay irregularidades en los cálculos que figuran en el certificado, pueden sancionarte y obligarte a realizar un nuevo documento.